(+506) 2203 2608 info@hidrotecocr.com

¿Cómo asegurar que su piscina sea una  fuente de bienestar y diversión y no la causa de daños a la salud, la ecología y la economía?

El tratamiento de piscinas es un asunto complejo y delicado.  El uso de una piscina privada o pública está asociada a bienestar, salud y diversión.  Esto es muy cierto en la medida que el agua de la piscina esté bien balanceada químicamente lo cual a simple “ojo” no es factible saberlo.  Muchas veces como usuarios de las piscinas corremos enormes riesgos por pura inadvertencia y desconocimiento.  Muy pocas personas entienden o conocen lo suficiente para determinar si una piscina es apta o no para su uso de manera que no afecte la salud humana y la infraestructura y los equipos.  

Un balance químico adecuado del agua se logra cuando se obtienen niveles óptimos de parámetros tales como pH, dureza clásica, alcalinidad, nivel de ácido isocianúrico, nivel de cloro libre, temperatura, etc.  Un mal monitoreo, tratamiento y mantenimiento deriva en aguas desbalanceadas, tanto corrosivas como inconstantes.  

Aparte de los efectos dañinos para la salud, la ropa y la infraestructura y equipos, un desbalance químico implica gastar más químicos, agua y energía para intentar “balancear” el agua dado que se deben aplicar dosis de “shock” (altas cantidades) de cloro, alguicidas, floculantes, bicarbonato, etc. 

Usualmente el tratamiento de piscinas está en manos de técnicos con poco conocimiento químico que siguen las instrucciones de los fabricantes de químicos interesados en vender más quimicos para ganar más dinero.  Esto agrava la situación y se convierte en un círculo vicioso donde la salud de los usuarios y la economía del propietario o administrador de la piscina están en juego.

Ese manejo informal y perjudicial para todos los involucrados, excepto para los vendedores de productos químicos para piscinas, puede acabarse utilizando tecnología de punta, limpia, saludable y sostenible.  Efectiva y puntualmente es posible ahorrar dinero, proteger la salud y el medio ambiente utilizando equipos de cloración salina (con sal) y equipos que faciliten la automatización de la operación y el tratamiento del agua de la piscina.    A nivel doméstico y comercial, para uso privado y público, existen numerosas alternativas que hacen esto viable.  

CLORACION SALINA

Consiste en utilizar sal y una celda de electrólisis para generar Cloro libre que al mezclarse con el agua actua como desinfectante y destruye la materia orgánica presente en el agua sin la acumulación de ácido isocianúrico que es muy peligroso para la salud en concentraciones superiores a las 100 ppm.  Se requiere generar al menos 2 ppm de cloro por día por m3 de agua para mantener la piscina en óptimas condiciones.  

Los principales beneficios de la cloración salina se resumen a continuación:

Beneficios para la salud:

  • La sal es un antiséptico suave y natural
  • Se evita la irritación ojos, nariz y resecado piel
  • Se elimina el olor ni el sabor a cloro
  • No destiñe los trajes de baño y no estropea el cabello
  • Se evita el uso de productos químicos cancerígenos
  • Se favorece el bronceado por el yodo presente en la sal

Beneficios ambientales:

  • Ahorro de agua por mejor balance químico y no uso de  ácido isocianúrico
  • Disminución del consumo de químicos usados para lograr balance del agua
  • Se disminuye el riesgo asociado al manipulación y transporte de productos químicos peligrosos

Beneficios económicos:

  • Menos purga —> menor consumo de agua
  • Ahorro en gasto de suministro de productos químicos
  • Ahorro en gastos de mantenimiento

Para el cálculo de la generación de cloro requerida por hora se recomiendan utilizar las siguientes fórmulas:

AUTOMATIZACIÓN DE LA OPERACIÓN Y EL TRATAMIENTO DEL AGUA DE PISCINAS

Existen hoy en día diversos sistemas de cloración salina que permiten a su vez controlar el funcionamiento de la bomba, generar cloro y dosificar sustancias para ajustar pH de forma automática sin tener que esperar a que el agua pierda condiciones de balance y se tenga que gastar más quimicos y botar más agua para corregir los desajustes.  

Inclusive hoy es posible monitorear las principales variables de calidad del agua, operar la bomba, la iluminación y dosificación de químicos de forma remota sin necesidad de estar presentes en la piscina.

La automatización evita el error y la negligencia humana y garantiza una mejor calidad de agua que deriva en bienestar y salud para los usuarios de una piscina, y también en un beneficio económico y ambiental importante.  

Para más información sobre como automatizar su piscina y clorar el agua con sal puede llamarnos al 2203-2608 o escribirnos a info@hiderotecocr.com